Mompreneurs, 5 claves para ser emprendedora y madre a la vez

Ser mompreneur o madre emprendedora es al igual que el trabajo de una madre, maravilloso y gratificante, pero también desafiante y consume cada vez más y más de tu tiempo.

De luchar por la igualdad entre el hombre y la mujer, a ser mompreneur. Las mujeres ya están animándose a balancear su vida de madre con su vida profesional, y ser aún más felices!!

En el día de la mujer quisiera compartir estas claves para que puedas lograr este balance,  o puedas ayudar a alguna mujer que conozcas que quiera hacerlo.

No es fácil enfocarse en buscar clientes, atender a los actuales (que ya de por si es difícil sino mirá mi nota anterior “Cómo fidelizar a tus clientes”), generar un negocio rentable y al mismo tiempo atender a la familia. La clave de las mompreneurs es que buscan más que nadie el balance  entre la vida familiar y la profesional: ni buscan estar full-time en casa ni en una oficina. Creen (y me incluyo) que una cosas sin la otra no son suficientes, que se puede hacer todo, quizás más lento que un hombre dedicado full-time, pero todo balanceado al fin.

mompreneur

Maitena

No todo es color de rosa

Sin embargo, ser emprendedora no siempre garantiza lograr la solución intermedia, ya que si le dedicas poco tiempo terminas trabajando realmente tan poco que tu negocio no es rentable ni productivo,  pero también ocurre que la pasión por el negocio propio te absorba tanto que no puedas estar tranquila ni en tu casa un domingo a la noche. Siendo emprendedora en general, a menos que el negocio sea tremendamente exitoso de la noche a la mañana (lo cual es excepcional aclaro, como es el caso de la escritora de Harry Potter JK Rowling), el ingreso va a ser variable, así como el tipo y cantidad de trabajo. Siendo pocos en la empresa, Las tareas a realizar suelen ser variadas, desde cadetería, hasta gerencia de producción, de ventas y de RRHH en sólo una hora. Lo normal es que el negocio se estabilice (al menos con un ingreso mínimo) a los 2 años de haber iniciado.

También aparece la culpa, si le dedicas poco trabajo y mucho a la familia, o viceversa, pueden venir los reproches, ya que la elección en fin, ¡es tuya!

Y finalmente, un problema común es que la relación con los integrantes de tu familia puede cambiar, en particular tu relación con tu pareja. Si no está de acuerdo con tu cambio de vida (porque efectivamente, sí es un cambio de vida) porque prefiere la seguridad del trabajo en relación de dependencia, el dinero de ambos no alcanza para cubrir los gastos mensuales, o es necesaria una inversión entre los dos para potenciar el negocio (que normalmente lo es, aunque sea un mínimo dinero para página web, testeos o promoción) y tu pareja no está de acuerdo, el negocio puede peligrar. Lo mismo que si cuentas con la ayuda de tus familiares para cuidar a tus hijos, pero en el momento de las vacas gordas nadie está para atenderlos, también puede generar roces, peleas y frustración. La comunicación con tus familiares  sobre expectativas, necesidades de “horas de presencia”, planeamiento de ingresos y egresos, mínimos mensuales, fondo común de inversión y colchón de ahorro en caso que el negocio demore en generar ingresos es vital para asegurar que nada impida que sigas luchando por tu sueños.

 

Algunos consejos para sobrevivir?
mompreneur

  1. Planificar los objetivos: saber por qué estamos cambiando de vida, a donde queremos llegar con el negocio, cuantas horas queremos dedicar diariamente, y tener claro que estamos dispuestos a sacrificar y qué no son claves para mantener el espíritu de acá en adelante. Planificar y escribir todas estas cuestiones debe hacerse cuanto antes para no perder el norte mientras empiezan a aparecer clientes o propuestas. Dentro de la planificación puede estar por ejemplo el horario de cierre de atención, el ingreso y el egreso mínimo mensual (estimado) y la búsqueda de un equipo de trabajo que te permita delegar algunas tareas.
  2. Organizar los días: el tiempo para una mompreneur es el recurso más escaso. Las mompreneurs suelen ser las personas más eficientes, pues saben que no pueden tardar más de lo previsto (no puedes ir a buscar a tu hijo media hora más tarde, o pedirle que espere cuando está llorando!). La organización diaria es fundamental. Yo suelo organizar mi semana con una semana de anticipación, pero cada noche reviso las actividades de los días que restan de la semana y ajusto lo que sea necesario. Otros son más mañaneros y prefieren levantare temprano para revisar mails (o también por qué no cuando tus hijos duermen, ¡cada segundo cuenta!). Cada uno debe encontrar el mejor momento para organizarse, pero debe ser constante y mantener el hábito de anotar todo en un calendario: para evitar olvidos (muchos esperan que los tengamos por ser madres, pero podemos evitarlos!), para saber qué momento tenemos libres y para darnos cuenta si estamos dedicando demasiado tiempo a algo que no deberíamos! Me encanta el calendario de google porque puedo verlo en el teléfono o en la computadora, y puedo invitar a otra gente a reuniones o usar el google maps, pero de vuelta, cada uno debe encontrar la herramienta que más le convenga. youcanbook.me es otra buena herramienta para ayudar a coordinar reuniones.
  3. Ser proactiva: por lo menos en los primeros dos años de tu negocio no va a pasar mucho si no te mueves. Todas las charlas, eventos y contactos que puedan aprovecharse son pequeñas semillas que un día se plantan, y nunca sabes cuándo dan frutos, pero los dan. Muchas veces aceptar trabajos sin tener el tiempo, contactar gente sin tener una necesidad especifica o hablar en radios o eventos gratuitos son grandes generadores de oportunidades.
  4. Ser paciente, ¡a no frustrarse!: hacer un seguimiento de todas las acciones es una gran parte de ser una mompreneur efectiva. La mayoría de los mails que enviamos nunca tiene respuesta, no debemos asumir que el tema está cerrado, ¡no debemos bajar los brazos ni frustrarnos tan rápido! No sólo me refiero a los mails, sino también a las ideas que quizás nos surgen (empezamos a desarrollarlas y puede que por falta de tiempo las dejemos en el camino), o las reuniones que quedan inconclusas porque cada uno se va apurado y lo hablado se lo lleva el viento. Todos los contactos que hacemos, las ideas que tenemos o las tareas que acordamos deben estar documentadas de forma tal que podas retomarlas, revisar el status periódicamente y dejar en blanco y negro lo conversado. Las listas, cuadernos de notas, posts its o recordatorios digitales son muy útiles en este sentido.
  5. Ser Optimista: verse a una como una emprendedora exitosa es tan importante como serlo realmente. Ya el hecho de ser mompreneur es para celebrar, ¿por qué no celebrar cada logro obtenido? ¿O por qué deprimirse por lo que no logramos? Hasta ahora ya he aprendido que la mayoría de las cosas que no me han salido, han tenido su lado positivo o he sabido sacarles provecho de todas formas. En fin, tiene más impacto positivo en tu negocio pensar en grande que pensar en chiquito, quien puede culparte por sentirte exitosa??

dia de la mujer

Ser mompreneur como dijimos es desafiante y consume cada vez más y más de tu tiempo. ¡Pero nos encanta!

¡Feliz día de la mujer!

Espero que estas claves te sirvan para seguir adelante, éxitos!

Contactanos si tenés alguna consulta.

Enviar

[email protected]

Luciana Paulise – Directora Biztorming Training & Consulting

@lupaulise

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *