Más vale prevenir que perder un cliente

Un cliente se queja, un producto falla o un empleado se olvida de pagar a un proveedor, ¿hacemos algo cuando nos damos cuenta del error? ¿Se toma alguna acción o simplemente esperamos (cruzando los dedos) que el próximo producto salga bien o el próximo pago salga a tiempo por el monto correcto? Si queremos ser una empresa de excelente calidad, debemos tomar una acción en todos estos casos. El problema es que a veces no nos enteramos, directamente los ignoramos o a veces tomamos una acción a corto plazo que no elimina la causa real radical del problema, y entonces vuelve a ocurrir… y cada vez se gasta más plata en la resolución.

Leé nuestra nota completa en Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *