Empresarios pyme: Cómo vencer el síndrome de Peter Pan

Incapacidad para delegar, descreimiento en las herramientas financieras o miedo a la incertidumbre son algunos de los motivos por los cuales muchos empresarios temen crecer. Cómo revertirlo el síndrome de Peter Pan.

pymes síndrome peter pan

Esta nota fue publicada en el Diario El Cronista, suplemento PYMES, redactada por Deborah de Urieta.

 

Así como hay personas que no quieren crecer ni tomar nuevas responsabilidades, lo mismo suele ocurrirles a algunos empresarios pyme. Este fenómeno, al que algunos llaman Síndrome de Peter Pan, se da por múltiples motivos, que pueden ir desde la falta de recursos o el temor a delegar responsabilidades en los demás hasta la necesidad de que exista un contexto económico más certero o incluso por la idea de que «si siempre hicimos las cosas de esta forma, no hay ningún motivo para que lo hagamos diferente». Así, muchas veces, las organizaciones prefieren no expandirse y desoyen el viejo dicho que reza: «el que no arriesga no gana».

Los principales motivos

La directora de Biztorming, Luciana Paulise, considera que los principales motivos por los que las pymes le huyen al crecimiento están vinculados a los recursos que se precisan para ello, a las expectativas que tengan y al temor a delegar responsabilidades: «El dueño quiere tener todo bajo su control» y el crecimiento les impide «manejar todo», asegura. Ese fue uno de los motivos por los que Nadia Bretto no se animaba a «dar el salto» en su compañía, Mi Asistencia Virtual.

Su firma ofrece asistentes que «brindan sus servicios de forma remota a emprendedores, profesionales independientes, particulares y pymes».
«Veía a Mi Asistencia Virtual como una compañía unipersonal, en la que los servicios llevaban mi impronta y nadie podría hacerlos como yo. Ego emprendedor, tal vez, o simplemente no podía ‘ver’ de qué manera brindar los servicios como lo hacemos en la actualidad», recuerda Bretto al referirse a los primeros tiempos de su emprendimiento, en 2009. Sin embargo, el cambio no se hizo esperar.

La emprendedora pronto se dio cuenta de que necesitaba ayuda. «El boca en boca hizo de lo suyo, y me solicitaban servicios que, por cuestiones de tiempo, no podía tomar. Es ahí cuando entiendo que es momento de replantear el negocio», relata. Así fue que se puso en contacto con Paulise para que la asesorara en el desarrollo de su plan de expansión y evitar así el síndrome de Peter Pan. Y, así, logró que el emprendimiento, que este año espera alcanzar una facturación de $ 500.000 y un promedio de 50 clientes por mes.

Organizar los procesos

Paulise considera que «la mejor forma de crecer es organizando los procesos». En el mismo sentido se expresa el director de Capital Humano, Diego Kirschenbaum, que resalta que, en muchos casos, las pymes no tienen del todo presente que son los procesos asentados y profesionales los que les «permitan ser más eficientes y poder competir a mayor escala».
Bretto da cuenta de ello: «Luciana me ayudó a sistematizar procesos que se realizan en atención al cliente, al brindar los servicios y administrativos. Muchas veces nos encontramos tan inmersas en la vorágine cotidiana que no vemos la salida, y una simple hoja de ruta puede hacer maravillas». Explica que esto tiene que ver con plasmar los procesos que se realizan en la empresa y usarlos como una «guía para ejecutarlos y de esta manera comenzar a sistematizarlos». Así logró implementar un sistema y delegar las tareas en forma eficiente, además de tener datos concretos de lo que realmente sucede.

Leer nota completa

Si deseas hacernos una consulta déjanos tu mensaje

Enviar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *