Cómo mejorar la calidad con un tablero de control visual

Los tableros de control, tablero de comando o Balance Scorecard son herramientas que permiten monitorear el estado de indicadores, procesos o tareas pendientes de forma simple. En algunos casos muestran sólo números, en otros gráficos, o imágenes, lo importante es comunicar de forma rápida y comprensible a simple vista para todos los usuarios. El objetivo final es mejorar la comunicación entre los empleados, y así la calidad de los procesos.

Hay tableros que se utilizan sólo para los niveles gerenciales. La idea de un tablero de control visual es colocarlo en una pared y comunicar la situación del proceso de producción no sólo a los gerentes, sino también a los mismos operarios o empleados.
  
La comunicación visual está altamente recomendada en las técnicas Lean de mejora de procesos porque son fáciles de implementar,  no requieren mucha capacitación de los usuarios y son accesibles para todo el personal. El principal beneficio del tablero de control visual es facilitar la comunicación.  En las empresas japonesas se considera el dialogo como una inversión muy importante para las compañías, ya que si los empleados pueden ver los resultados del trabajo en el momento pueden evaluarse a sí mismos, aplicar acciones correctivas y proponer mejoras. Muchas empresas aseguran que la motivación aumenta cuando el trabajador tiene la oportunidad de contribuir y recibir reconocimientos. A su vez aumenta la autonomía de los empleados, que pueden ver un poco más allá de su puesto y planificar sus tareas, sin depender tanto del supervisor. Tanto la motivación, la comunicación como la autonomía y contribuyen a mejorar la calidad de la empresa.

tablero de control

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *