Cómo son y cómo están las Mujeres en las empresas

En una entrevista me preguntaron acerca de las mujeres emprendedoras, también descubrí que cada vez más mujeres se estaban involucrando en los negocios que alguna vez iniciaron sus padres, algo que antes era más común en los hijos varones. Decidí entonces que era un tema para hablar más en profundidad en una nota. Es que hay mucho para decir acerca de las mujeres en las empresas, cómo están hoy en día y cómo se perfilan hacia el futuro, y qué herramientas hay hoy en día para potenciarlas. El tener un mayor conocimiento sobre estas mujeres y los tipos de empresas que poseen, representa el primer paso hacia tratar de abordar de una mejor manera sus necesidades y que las empresas se vean beneficiadas por ello, y no sea sólo una cuestión de igualdad de género.

Según un informe del Global Entrepreneurship Monitor, las mujeres están emprendiendo más negocios en América latina que en otras regiones. En muchos casos buscan independizarse para manejar sus tiempos y así poder dedicarse quizás más a la casa, a sus hijos y también por qué no, a ellas mismas, por lo que buscan oportunidades de negocios en los quehaceres diarios. En la mayoría de los casos se trata de pequeños emprendimientos, como venta de ropa, comidas, pañales, artículos para bebés como por ejemplo la marca Tatoon o Accesorios Femeninos Agui, que son rentables y una alternativa al trabajo corporativo. Pero entre 55 y 91% de la actividad empresarial de las mujeres en América latina es más del tipo informal, es decir que no supera la etapa de microemprendimiento.
Aparentemente las mujeres estamos dándonos cuenta de esto, por lo que están surgiendo organizaciones creadas por las mismas mujeres para potenciarse unas a otras. En Argentina por ejemplo podemos encontrar las redes de emprendedoras GEMA (Grupo Empresarial de Mujeres Argentinas), Ladies Brunch, Voces Vitales Argentina y Mujeres Atreviéndose a Emprender entre otras. Estas organizaciones satisfacen el deseo entre las empresarias de fomentar el intercambio de experiencias y participar en redes, programas de entrenamiento y asistencia técnica.
¿Qué pasa en las empresas? ¿Por qué convendría tener cada vez más mujeres en puestos directivos? Porque las mujeres empresarias reflejan un mayor optimismo en cuanto al futuro de la economía del país y de sus propias empresas en comparación con los hombres. Tienen otra visión diferente a la de la de los hombres, no es mejor ni peor, pero la combinación de ambas perspectivas genera un aporte muy enriquecedor para las empresas. Al complementarse ambos estilos se logran mejores resultados a largo plazo. Las mujeres por su lado se interesan más por los desarrollos con aplicación social, son mejores para trabajar en equipos multidisciplinarios, manejan múltiples variables al mismo tiempo, son perseverantes y decisivas.
Hoy en día, el trabajo cada vez más se logra con personas que se unen en redes, lo que se denomina “networking”. En un estudio que se hizo en una empresa, se descubrió que el 30% de los productos se habían desarrollado en un grupo de 30 personas que eran todas mujeres. Todas se conocían muy bien, porque fuera del trabajo se juntaban una vez por semana a cocer (nada relacionado con la tarea que hacían en la empresa). Informalmente hablaban de sus problemas en la empresa, y sin querer habían creado un espacio social donde podían ser ellas mismas y compartir sus inquietudes. Crearon así mejores redes sociales que les permitieron resolver problemas empresariales y desarrollar productos nuevos que nunca solas o en equipos formales hubieran logrado.
¿Querés conocer ejemplos de algunas mujeres líderes? Angela Ahrendts CEO de Burberry, la reconocida marca londinense de impermeables; y tres argentinas: Vanesa Kolodziej, creadora de Palermo Valley y managing partner de Nazca ventures, Marta Cruz, Co-Founder & Director en NXTPLabs y Silvia Arreghini de la sociedad sin fines de lucro Dale Vida.
¿Cómo podemos entonces como empresarios ayudar a que las mujeres también se desarrollen en el ámbito corporativo y aporten sus conocimientos o logren llevar sus emprendimientos a una mayor escala dentro del país?
• Rompiendo las barreras que más les impiden superarse: dándoles la posibilidad de tener una mayor flexibilidad horaria y trabajar desde la casa (no tienen problema en trabajar fines de semana o por la noche).
• Reconociéndolas y escuchándolas: Las principales motivaciones para las mujeres empresarias son el crear un patrimonio, la realización personal y el proporcionar un buen servicio, pero también quieren cuidar a su familia y hacerse escuchar para aportar sus conocimientos y puntos de vista.
• Promoviendo la creación de redes dentro de las organizaciones donde puedan expresarse, compartir sus experiencias y generar valor agregado entre todas.
¿Cómo pueden las mujeres empresarias mejorar sus status en sus lugares de trabajo?
• Comunicando a sus jefes sus expectativas, necesidades y preocupaciones.
• No sólo pidiendo, sino también proponiendo alternativas que contribuyan no sólo a mantener su balance personal, sino también sean útiles a la empresa para que el trabajo no se vea afectado.
• Formando parte de redes de mujeres dentro o fuera de la empresa.
• Construyendo la confianza del jefe, cumpliendo con lo acordado, demostrándole que siguen comprometidas con el trabajo para que esté terminado en tiempo y forma, y que el valor que agregan a la empresa es mayor que los costos por la flexibilidad otorgada.
Espero sea útil esta nota para aplicar tanto en emprendimientos, como PYMES o empresas más grandes. ¡El objetivo es siempre seguir mejorando!
Si tenés dudas, consultas o experiencias que contar, dejá un mensaje debajo o contactame a Luciana@biztorming.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *